Por lo general, el dispositivo tiene la forma de una pequeña carcasa con una pantalla digital o una rueda graduada para ser girada. La pantalla o el dial pueden utilizarse para ajustar con precisión la temperatura deseado. Una vez configurado, el dispositivo controla la temperatura de la habitación y, en caso de que el grado de calor sea inferior al valor programado, envía una señal a la caldera para ponerla en marcha.