La bolsa aislante se distingue por su revestimiento interior que consiste en una capa de aluminio. Esto aísla la comida de las temperaturas exteriores (caliente/frío). Esta bolsa aislante nómada es ideal en ausencia de una nevera, especialmente para los empleados que trabajan en el exterior, en las obras de construcción por ejemplo, o que viajan con frecuencia. Por lo tanto, las bolsas aisladas pueden ser utilizadas para almacenar bebidas y alimentos. comida caliente Existen muchos modelos: de pequeño o gran formato para uso individual o colectivo, con accesorios integrados (cubiertos, abrebotellas), una correa de hombro ajustable o correas de mochila… En resumen, la bolsa refrigerante es sobre todo funcional y muy práctica, por lo que la elección de la bolsa refrigerante publicitaria adecuada depende de cómo se quiera comunicar y con qué público objetivo (empleados, clientes, socios, etc.).