La calidad de la imagen de una pantalla depende de varios criterios como el respeto de los colores, la relación de contraste Algunos monitores también ofrecen características especiales que pueden ser útiles, como un soporte magnético para usar como portapapeles, un joystick para navegar por los menús del OSD, etc., linealidad de la escala de grises (gama media) y temperatura del color, incluyendo si los colores son neutros. Además de estos parámetros están los ángulos de visión, que afectan a la representación de la imagen cuando el usuario no está delante del monitor.